• Hits: 7152

Configurar un sistema multicanal 6.1/7.1

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Este artículo te enseña a configurar y preparar un sistema multicanal de 6.1 ó 7.1 canales, previo proceso de decisión.

Texto: Ramon Sendra

Desde hace poco menos de un año ya están disponibles en el mercado receptores de A/V capaces de amplificar 6 o 7 canales, es decir, van más allá de la tradicional configuración de 5 canales más subwoofer. Sobre el papel, esta nueva configuración pretende ser más atractiva y espectacular, ya que al añadir un nuevo canal independiente en la parte posterior se asume una mayor sensación de sonido periférico, intentendo emular cada vez más el sonido de una sala cinematográfica en nuestro salón.

Aun así, la adición de este canal (en definitivas cuentas una caja acústica más) no es una tarea fácil, siendo a veces una solución imposible según qué espacios. Abordamos a continuación una explicación sobre estos nuevos formatos extendidos, las premisas necesarias a cumplir antes de abordar una instalación de este calibre y una serie de consejos prácticos que esperamos sean de ayuda a quienes aun no tienen un sistema de Cine en Casa o para quienes aspiran a mejorar su actual sistema.

Otra vez fue George Lucas quien ayudó a Dolby Laboratories a popularizar un nuevo formato, con la proyección cinematográfica de “Star Wars, Episodio 1: La amenaza fantasma” en Dolby Digital Surround EX. Este formato profesional de audio multicanal digital de 6.1 canales, añadía un tercer canal en la parte envolvente. Para su edición en DVD-Vídeo se desarrolló la versión “doméstica”: el Dolby Digital EX. La principal ventaja de este formato es que es totalmente compatible con los sistemas de descodificación Dolby Digital de 5.1 canales. Esto significa no únicamente que todo sonido 6.1 puede reproducirse en 5.1, sino que además no hay pérdida alguna de información sonora. El secreto es que la información del canal adicional está codificada matricialmente. En realidad, en vez de multiplexar seis canales independientes (además del canal de efectos para subgraves), el nuevo canal se enmascara en los dos canales envolventes. Si se utiliza un descodificador de 5.1 canales, la información del supuesto sexto canal aparece por igual en los dos canales laterales; mientras que si se utiliza un sistema extendido, esta información sólo se reproduce por el canal correspondiente. Si Dolby Digital evolucionó su formato, era de esperar que su competidor natural también lo hiciera. Así, DTS reaccionó con su DTS-ES, muy similar en concepto pero con dos versiones diferentes también compatibles con sistemas de descodificación DTS 5.1: Matrix y Discrete. La diferencia es cómo codifican la señal del sexto canal. La opción Matrix es similar a la que adopta Dolby (enmascara la información en los canales posteriores), la Discrete independiza la información del sexto canal en una codificación discreta.



¿POR QUÉ UN NUEVO CANAL?



Según Dolby para una mejor amplitud tridimensional posterior. Hasta la fecha eran dos los canales de audio independientes para la parte envolvente. Al ampliarse la capacidad de los cines convencionales y al popularizarse el Cine en Casa se apreció una falta de libertad de movmientos en la parte trasera. Al añadir un tercer canal los efectos de sonido en movimiento consiguen un recorrido más espectacular y extendido.

Hay otra respuesta: la necesidad de nuevos desarrollos que inviten a la evolución industrial y comercial. El mercado necesita constantemente de nuevos aparatos y soluciones, tanto en el ámbito profesional como doméstico. La adición de estos estándares está permitiendo no únicamente añadir espectacularidad a las bandas sonoras cinematográficas, sino que muchos usuarios que hasta ahora disfrutaban de equipos en 5.1 se planteen la adquisición de un sistema superior. En ambientes profesionales, se invita a la adquisición de un nuevo descodificador de audio y la adición de una nueva etapa de potencia dedicada al tercer canal.



REQUISITOS TÉCNICOS



Por suerte para el aficionado, el paso del Dolby Digital o DTS al Dolby Digital EX o DTS-ES es totalmente compatible con cualquier lector de DVD-Vídeo que sea capaz de leer Dolby Digital o DTS (un alto porcentaje, por no decir todos). Esto hace que el único componente audiovisual específico para una compatibilidad con estos nuevos formatos sea sólo el receptor de A/V.

La conexión entre el reproductor de DVD-Vídeo y el receptor de A/V de 6.1 o 7.1 canales se realizará como siempre: conexión de audio digital mediante enlace EIAJ-TosLink o S/PDIF. El reproductor de DVD-Vídeo lee por igual una cadena de datos binarios en 5.1 que en 6.1. De la misma manera que los lee, los transporta digitalmente al receptor. Éste debe equipar los descodificadores correspondientes, que en el caso de un 5.1 convencional será el Dolby Digital o DTS, y en el caso de 6.1/7.1, el Dolby Digital EX y/o DTS-ES. No hay receptores de A/V con descodificadores extendidos con sólo cinco canales de amplificación, ya que, como hemos visto con anterioridad, las cadenas Dolby Digital EX y DTS-ES son totalmente compatibles con los descodificadores en 5.1.

Aun sin abordar el tema de si 6 o 7 canales de amplificación (es decir, añadir 1 o 2 cajas) sí que dedicamos ahora la atención a las cajas acústicas. En el caso de una instalación nueva el único requisito es agenciarse un conjunto de cajas acústicas acordes eléctrica y tonalmente; por ejemplo, una combinación de cualquier serie concreta de un fabricante. Pero, ¿qué pasa cuando ya tenemos un conjunto de cajas acústicas en 5.1? Para conseguir que el movimiento de los sonidos sea suave y fluido es esencial que todas las cajas acústicas que utilicemos tengan la misma tonalidad y prestaciones. Un receptor de A/V es, entre otras cosas, un amplificador multicanal (es decir, un conjunto de amplificadores monoaurales) cuyos niveles controlamos utilizando un único mando (normalmente el potenciémetro de volumen). Girándolo indicamos un mismo valor de potencia para todo el conjunto de amplificadores integrados. Pero la potencia de un amplificador no tiene porqué corresponderse a la presión sonora de una caja acústica. La sinergia entre el amplificador y la caja acústica (donde entran valores variables como impedancia o sensibilidad) hará que una caja consiga una mayor presión sonora que otra utilizando el mismo amplificador y nivel de volumen.

Incluso encontrando dos cajas de fabricantes diferentes (o de un mismo fabricante pero diferente serie) cuyos valores de sensibilidad e impedancia sean idénticos, no nos asegura que ante una misma entrega de corriente y un mismo sonido, suenen perceptiblemente igual. Habrá diferencias, y notables.

Todo este anterior discurso nos sirve para justificar la imperante necesidad de que quien actualice su instalación 5.1 a 6.1/7.1 deberá prestar especial atención en la elección de las cajas acústicas. Lo más correcto es, sin duda, elegir un mismo modelo y serie para los canales de efectos, consiguiendo que la tonalidad global en la parte posterior sea homogénea y correcta. A veces será imposible encontrar en el mercado una caja acústica idéntica a la que ya disponemos, por lo que o bien adquirimos nuevas cajas acústicas para todo el conjunto o buscamos una caja acústica lo más parecida posible a las existentes. Tarea ardua y subjetiva.


Colocación de las cajas en 6.1/7.1. En azul, colocación de las cajas de efectos en una instalación 5.1 convencional. En rojo, colocación ideal de las cajas acústicas para una configuración 7.1. Si se utiliza sólo una caja acústica para el sexto canal, se recomienda colocarla justo detrás de la posición del espectador ideal (“E”).





REQUISITOS FÍSICOS



A raíz de la publicación de los nuevos estándares de audio multicanal, Dolby especificó mejor el nombre de los “canales laterales” que hasta la fecha definíamos como “canales de efectos” o “canales posteriores”. Esta nueva definición es algo más justa, en cuanto Dolby aconseja colocarlas en los laterales del espectador, justo a 90º. Pero nosotros seguimos apostando por los 110º para los canales de efectos en instalaciones de 5.1 canales, permitiendo una mejor difusión del sonido en la parte posterior. Coincidimos con Dolby en la colocación de los canales laterales respecto al eje vertical: sensiblemente por encima de la cabeza del espectador. Si utilizamos un sistema 6.1/7.1, lo primero es recolocar los canales de efectos en los laterales, a 90º del espectador. El sexto canal deberá colocarse justo detrás del espectador (180º) y a una distancia similar entre espectador y laterales. En el caso de utilizar dos cajas para el sexto canal, seguiremos manteniendo la misma verticalidad, recolocaremos los anteriores canales de efectos a 90º y las dos nuevas cajas acústicas estarán paralelas por detrás nuestro a 180º, separadas equitativamente a una distancia mínima de 1,22 metros (4 pies).

En ambos casos resulta obvio ver que quien tenga el sofá pegado a la pared difícilmente encontrará atractivo un sistema de 6.1/7.1 canales: la dificultad de poder retrasar el sexto canal más de un metro. Recordemos que el sonido del sexto canal en una configuración 5.1 no se pierde, sino que se restituye de manera igual en los dos canales laterales (bien colocados, la sensación acústica será de que la fuente de sonido está justo detrás nuestro).



SOFTWARE



Finalmente pequeño apéndice a los diferentes títulos en DVD-Vídeo que ya disfrutan de bandas sonoras en 6.1 canales. La gran mayoría suelen incluir en la parte posterior del estuche el correspondiente logotipo. Una vez colocado el disco en la bandeja del reproductor, el sistema detecta la presencia de la correspondiente banda sonora y selecciona el descodificador pertinente. Aun así, no fue hasta el 2001-2002 cuando se integró el “flag” de detección. El “flag” o bandera, es el código necesario para esta conmutación automática. Es posible que con películas anteriores al 2001 o 2002, aun sabiendo que están en Dolby Digital EX, nuestro receptor no conmute al correspondiente descodificador, por lo que será necesaria nuestra participación.

Casi de la misma manera, y sin saber porqué, algunas productoras no son conscientes de que la banda sonora de la película que están editando está en Dolby Digital EX o DTS-ES, por lo que no colocan el correspondiente logo en la carátula. A fecha de hoy, son muchas las producciones cinematográficas que recurren al Dolby Digital Surround EX como estándar para su sonido, y en un 99% de los casos se respeta esta banda sonora en su versión en DVD-Vídeo.

Diferencias entre 6.1 y 7.1

No existe sonido 7.1, entendiéndolo como la amplificación de 7 canales de audio independientes más subwoofer. El Dolby Digital EX o las dos versiones del DTS-ES ofrecen 6 canales. Aun así, es fácil ver que hay receptores de 6.1 canales y receptores de 7.1 canales. Esta diferenciación define cuántos canales de amplificación independientes tiene cada receptor de A/V: el de 6.1 canales equipará seis amplificadores, mientras que el de 7.1 canales disfrutará de un amplificador discreto más. Pero ambos sólo podrán reproducir los 6 canales de información de los formatos de audio multicanal extendidos. ¿Porqué un canal de amplificación más? La diferencia radica en el uso de tres o cuatro cajas acústicas para la parte envolvente. Una instalación 6.1 añade una única caja; mientras que una 7.1 permite utilizar dos cajas acústicas para el canal “extendido” sin por ello sacrificar impedancias o utilizar distintas etapas de potencia, con el objetivo final de lograr la mejor sinergia.