• Hits: 3709

1080p24: el verdadero cine en casa

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La llegada del HD DVD y BR ha permitido borrar de la escena audiovisual los defectos en telecinado del PAL y NTSC. Descubre las ventajas del 1080p24.

Texto: Redacción

Una de las novedades más que interesantes que nos llegan con el Blu-ray y el HD DVD es la posibilidad, por fin, de visualizar las películas a 24 fotogramas por segundo, sin necesidad de tener que convertir la cadencia de los fotogramas por atávicos juicios tecnológicos que nos limitaban a los 50 y 60 Hz. El 1080p24 debe convertirse en la panacea de todos los aficionados al cine en casa. Todo un lujo, por fin, a nuestro alcance, aunque no siempre.

La llegada de los formatos Blu-ray y HD DVD, junto a la proliferación de los televisores Full HD (es decir, cuya resolución horizontal nativa es de 1.080 píxeles), ha facilitado la entrada en la escena audiovisual doméstica del concepto 24p, la cadencia más cercana (idéntica, de hecho) al estándar cinematográfico tradicional. ¿Tan importante es? Pues sí.

Durante un largo medio siglo, la convergencia entre el cine y la televisión se ha visto comprometida, justamente, por la cadencia (o la relación entre fotogramas y tiempo). El cine utiliza una relación de 24 imágenes por segundo. Ya saben, gracias a la vagancia de nuestro ojo, con tan sólo 24 imágenes estáticas proyectadas por segundo nuestro cerebro las interpreta como imágenes en movimiento. Es la magia del cine. Una magia que pronto llegó al mundo de la televisión, por lo que se realizan los telecinados, un proceso por el cual se convierte en imágenes de vídeo todos y cada uno de los fotogramas que conforman una película. Pero hay un problema. Los dos estándares de teledifusión actuales, el PAL y el NTSC, utilizan otras (y diferentes) frecuencias de refresco, ambas incompatibles con los 24 fps (fotogramas por segundo) del cine.

Una de las principales diferencias entre el NTSC y el PAL es que el primero va a 60 Hz (o 60 frames por segundo) mientras que el PAL va a 50 Hz. Esto es así por que se utiliza como reloj la frecuencia de la corriente alterna que llega a todos los hogares: en Estados Unidos la corriente alterna va a 60 Hz, mientras que en la mayoría de los países europeos (entre otros) va a 50 Hz.

Las cámaras de vídeo (analógicas y digitales) registran las imágenes justamente a 50 o 60 Hz (en función del estándar de teledifusión elegido), por lo que no hay problemas en este aspecto. Pero el cine, como hemos visto, está disponible sólo a 24 fps. Cuando el cine pasa a vídeo, algo debe ocurrir para que sea posible este cambio.

En el caso del NTSC, se realiza una conversión 3:2. El primer fotograma de cualquier película forma parte de los 3 primeros frames de la señal de vídeo, el segundo fotograma forma parte de los dos siguientes, el tercero volverá a recuperar los 3 siguientes, mientras que el cuarto sólo 2 (3, 2, 3, 2...). De esta manera es posible convertir los 24 fps en los 60 fps de la señal de vídeo. ¿Cuál es el problema entonces? A grandes rasgos cualquier película telecinada en 3:2 hace que los movimientos nunca sean fluidos, y además éstos se percibirán con “tirones y arrastres”.

El paso a PAL es mucho más fácil: todo fotograma cinematográfico “ocupa” su correspondiente frame, pero en vez de proyectarse a 24 imágenes por segundo lo hará a 25. Esto es un 4% más rápido. Evidentemente, con este modo no hay arrastres en los movimientos, pero sí otro defecto perceptible: un cambio de tono en el audio y unos movimientos más rápidos. Cualquiera que tenga ganas puede probar las diferencias que supone reproducir audio un 4% más rápido: se pierden graves y el tono es más agudo.



LA SOLUCIÓN



Modificar la frecuencia de refresco del PAL o del NTSC es algo imposible, era necesario presentar un nuevo estándar. Y esto ha sido posible ahora, con la necesidad de buscar un formato de vídeo que aumentara la resolución de las señales. De hecho nos han llegado dos, el Blu-ray y el HD DVD, aunque ambos han respetado profusamente este tema. Bienvenida con aplauso al 1080p24. ¿Qué significa 1080p24? Muchos lo sabrán. El primer número define la resolución, actualmente la superior en dominios domésticos. La p confirma el escaneado progresivo, mientras que el 24 define la cadencia exacta de 24 imágenes por segundo.

La industria profesional adoptó los 24p hace mucho tiempo, consciente de que tarde o temprano existiría un formato de videodifusión doméstico que aceptara dicha cadencia, como así ha sido. Existe numeroso material (tanto de cine como documental) almacenado en 24p, lo que está haciendo posible las reediciones natifvas a 1.080p24.

El Blu-ray y el HD DVD permiten registrar (almacenar) señales de vídeo en 24p. De hecho, la gran mayoría de películas actualmente disponibles en las tiendas que especifican que están a 1080p son, además, 24p.

Con esta solución, desaparecen todos los problemas relacionados con el NTSC y el PAL y el correspondiente telecinado, puesto que no hay cambio de velocidad alguna y la fluidez en los movimientos está asegurada.

Pero para poder disfrutar de estas ventajas es necesario que todo el equipo de visualización que estamos utilizando sea compatible con ello, lo que implica la fuente y el visualizador.

A fecha de hoy no todos los reproductores de HD DVD y Blu-ray son compatibles 1080p24. Por ejemplo, en este mismo número probamos el Toshiba HD-XE1, el único modelo de Toshiba que cumple con nuestras demandas. La PlayStation 3, el futuro reproductor de Sony y el actual de Pioneer sí lo son; no en cambio los Blu-ray de Samsung y Panasonic. Lo mismo ocurre con los visualizadores. No sólo deben aceptar el formato de vídeo 1080p24, sino, además, visualizarlo correctamente. He aquí una de las premisas que más quebraderos de cabeza dará a los usuarios.

También es verdad que todavía es temprano para enjuiciar cualquier dispositivo ante la ausencia de la compatibilidad con 1080p24. Las fuentes de alta definición no compatibles son, de hecho, más económicas que las que sí lo son. Los televisores que reproducen bien los 24p son los de gama superior. Lo mismo ocurre con los proyectores.

Mientras esto no sea del todo habitual, bien vale tener como mínimo el conocimiento de que esta posibilidad existe y de que, por fin, la industria del vídeo respeta la del cine, algo que agradecemos mucho.

1080p24 EN LOS VISUALIZADORES

Hay televisores Full HD que en aras de aventajarse en el mercado afirman que aceptan señales 1.080p24. Puede ser verdad, pero ¿realmente las visualiza? No es lo mismo que sean compatibles con estas señales y, a la vez, que las reproduzcan perfectamente. Éstos últimos son muy pocos.

Algunos, como la reciente nueva generación G8 de paneles de Pioneer, sí aceptan y visualizan perfectamente dichas señales, aunque, en realidad, no son 24 imágenes estáticas por segundo. En el caso de Pioneer, por ejemplo, son 72 imágenes por segundo (3 x 24). La misma técnica que utiliza el cine convencional para evitar el parpadeo en pantallas grandes. Pocos son los cines que realmente visualicen 24 imágenes por segundo, puesto que repiten dos y hasta tres veces el mismo fotograma.

Hay algunos televisores recientes que, con el mensaje de querer evitar el parpadeo y aunque acepten estas señales 1080p24, recurren a un refresco de 100 Hz. Aunque es cercano a 24 x 4 (96 fps), sigue existiendo un problema en la velocidad y/o el arrastre.