• Hits: 4068

HD DVD: justicia a la alta definición

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Durante tiempo hemos hablado casi en exclusiva del Blu-Ray. Ya es hora de hacer lo mismo con el HD DVD.

Texto: Alberto Gilabert

Es verdad, quizá nos precipitamos. Desde estas páginas hemos ido apoyando de vez en cuando el Blu-Ray como posible candidato final en la “batalla” de formatos de alta definición. Pero poco a poco nos van llegando noticias de que quizá no será así. En el número pasado publicamos una encuesta que apuntaba como “vencedor” al HD DVD y en nuestra encuesta mensual el panorama no queda nada definido. Pues vamos a hacer justicia y a explicar qué es el HD DVD, qué propone y también intentaremos analizar este creciente interés por el que puede ser el formato de alta definición estándar para los próximos años, aunque también es verdad que, seguramente, lo “híbrido” será lo más inteligente vista la tenacidad de cada uno de los patrocinadores de los dos formatos. En cualquier caso, quien sale ganando somos nosotros, los aficionados, a la vista de lo que el HD DVD (y el Blu-Ray) nos ofrecen.

En las dos últimas ediciones de la IFA el despliegue comercial por parte de los socios que apoyan el Blu-Ray dejaba en ridículo el papel de Toshiba y NEC que, casi en solitario, propugnaban el HD DVD como la única alternativa. En medio quedaban los pequeños fabricantes (aunque también pululaba alguna opción de Samsung, una todopoderosa coreana) que, más bien astutos, apostaban por el dispositivo híbrido, que creemos la opción más inteligente vista la tenacidad de unos y otros. Pero centrémonos en estas páginas con el HD DVD.

El HD DVD no es más que un formato para disco óptico de nueva generación diseñado para el almacenamiento en alta densidad, es decir, más información en menos espacio, lo que permite, por ejemplo, almacenar datos de audio y vídeo en alta definición. HD significa High Definition, esto es, alta definición. Al igual que ocurre con el Blu-Ray lo que permite almacenar más datos por unidad de medida es la longitud de onda del láser, que se reduce a los 405 nm, lo que además provoca que el haz de luz cambie a un color más azulado (por eso su competidor se hace llamar “rayo azul”). Recordemos que el DVD-Video utiliza un láser cuya longitud de onda es de 650 nm y el CD-DA uno infrarrojo de 780 nm. Físicamente, un disco HD DVD es idéntico a uno de DVD-Video: 0,6 mm de grosor y 120 mm de diámetro.

Aun así, el HD DVD permite almacenar 10 Gb menos de datos en una capa que (15 Gb) que el Blu-Ray (25 Gb), aunque utilizando la doble capa la capacidad se puede duplicar hasta los 30 Gb. Esto significaría hasta 8 h de vídeo en alta definición, más que suficientes. O, dicho de otra manera, más de 10.000 canciones codificadas en MP3.

Como ya hemos contado decenas de veces el principal impulsor del HD DVD es Toshiba y fue quien consiguió que el DVD Forum aceptara únicamente el HD DVD como sucesor del DVD-Video. Fue en este punto cuando se bautizó la propuesta de Toshiba como HD DVD, pues su nombre primario era AOD: Advanced Optical Disc. De esta manera, el DVD Forum seguía manteniendo el acrónimo DVD en todos los formatos que dicha asociación ha ido adoptando a lo largo de su historia. Simple curiosidad.

Actualmente la lista de compañías que apoyan este formato incluye marcas como NEC, Sanyo, Microsoft, HP o Intel. En lo que a proveedores de contenidos se refiere cuenta con el apoyo de sellos como Universal Studios, Paramount Pictures, Warner Bros., New Line, DreamWorks, etc. Eso sin contar con los socios del DVD Forum que, por definición, también apoyan el formato.

El primer reproductor HD DVD estuvo comercialmente disponible en marzo de este mismo 2006, aunque sólo se comercializó en Japón a un precio de aproximadamente 1.000 euros. Poco después se presentó en Estados Unidos, y ya hay disponibles en nuestro país reproductores HD DVD también de Toshiba. En todos los casos se trata de lectores de sólo lectura, aunque ya existen versiones HD DVD-RW (v 1.0) y HD DVD-R (v 0.9).

Al igual que el Blu-Ray, el HD DVD también soporta el modo 24p, aunque utiliza una cadencia de 30p, por lo que se ve obligada a repetir algunos frames (cuadros) para pasar de 24 a 30p.

Si nos centramos en las aplicaciones de A/V, un HD DVD comparte con el Blu-Ray la codificación de vídeo: MPEG-2, VC1 y H.264/MPEG-4 AVC. La estructura de los archivos en disco es UDF 2.5.

Cuando se presentó el DVD-Video en Japón en 1996 (apenas hace 10 años) se especificó la compresión de vídeo MPEG-2 en unos 8 Mbps. Durante estos años se ha conseguido mejorar el rendimiento de este códec considerablemente, permitiendo que pueda comprimir sin problemas vídeo en alta definición. Aun así, la industria parece requerir una tasa de 19,3 Mbps, o 25 Mbps los más precisos. No sólo el MPEG-2 ha mejorado sino que han aparecido otros sistemas de compresión, como los anteriormente citados, que mejoran el rendimiento del MPEG-2 y que se han tenido en cuenta a la hora de especificar el HD DVD. El AVC y el VC-1, por ejemplo, reducen la velocidad de datos HD a 8 Mbps o incluso menos.



Un HD DVD puede almacenar hasta 7.1 canales discretos de audio en codificación PCM (sin compresión), Dolby Digital y DTS, aunque también soporta los formatos de audio de nueva generación como el Dolby Digital Plus o los sin pérdidas Dolby TrueHD y DTS HD.

A modo práctico, un HD DVD no significa única y exclusivamente la posibilidad de poder almacenar películas o secuencias de vídeo en alta definición, sino también un amplio rango de resoluciones de vídeo que van desde la baja CIF pasando por los formatos de 720p, 1.080i y, evidentemente, 1.080p.

Uno de los caramelos que el Blu-Ray está adoptando como buque insignia son los contenidos interactivos. La posibilidad de poder almacenar muchos más datos permite no sólo ofrecer una producción de cine en alta definición (tanto en lo que se refiera a audio como a vídeo) sino, también, conseguir un índice de interactividad nunca visto en un DVD-Video. Pero el HD DVD también permite estas mismas posibilidades, gracias en parte al formato iHD Interactive que permite la interacción de los contenidos. Esta tecnología se basa en otras conocidas como HTML, XML, XSS, SMAIL o ECMAScript (Java), por lo que el diseño y puesta en marcha de estos contenidos no debe suponer un problema para los actuales programadores. A diferencia de ello, el Blu-Ray necesita de un proceso de autoría muy definido basado en aplicaciones Java cuando el nivel de interactividad pide un contenido avanzado.





FABRICACIÓN



Uno de los puntales del HD DVD frente al Blu-Ray es que el primero permite una transición mucho menos dramática en lo que a fabricación de aparatos y soportes se refiere. De hecho, todos los fabricantes de discos DVD-Video podrían, virtualmente, fabricar discos HD DVD sin una inversión notable. En lo que a tecnologías de hardware se refiere el cambio tampoco es drástico: apenas modificar las líneas de producción. Por lo tanto, el coste de fabricación tanto de soportes como de dispositivos es realmente asumible.



ARQUITECTURA COMBINADA



Existen arquitecturas alternativas como el disco “combinado” que puede ser por una cara un DVD-9 convencional y por la otra un HD DVD de doble capa. Este discos supone un producto único para los minoristas (DVD-Video y HD DVD en un solo disco que minimiza el espacio en las tiendas) y una compra de última generación para los consumidores, ya que el disco “combinado” funciona en los reproductores de DVD-Video convencionales y en los nuevos HD DVD. También hay una propuesta tecnológica aprobada por el DVD Forum como opción de formato en HD DVD-ROM v 1.2, para un disco de “formato gemelo” cuya capa más cercana a la cabeza de lectura refleja la luz roja y es transparente para la luz azul-violeta. Con esta estructura, un reproductor de DVD-Video convencional “vería” el disco como un DVD-5 al uso, mientras que el láser azul traspasaría la primera capa para leer los datos HD DVD. De esta manera no hacen falta discos de doble cara, lo que permite el serigrafiado habitual de los discos.



PROTECCIÓN DE DATOS



EL AACS es el sistema de acceso de contenido avanzado resultado de la colaboración entre los grandes estudios y las industrias de TI y electrónica de consumo. El formato HD DVD aplica las soluciones AACS para la entrega digital y el acceso del consumidor a equipos digitales de la próxima generación. Es el sucesor de 128 bits de CSS, el sistema de codificación de contenido que se utiliza en los actuales DVD-Video. Impide la copia ilegal y permite la gestión de transferencia de contenido a otros dispositivos permitidos, por ejemplo, la transferencia a un servidor de medios doméstico.

 

Pressmedia - www.pressmedia.es - todos los derechos reservados